martes, 29 de junio de 2010

El teatro de la política, el teatro del fútbol



Al mismo tiempo que la reunión del G-20 en Toronto, los relaciones públicas del poder económico e intelectual real, los llamados jefes de gobierno, se han dedicado a promocionar el fútbol, ese negocio para distraer al ganado humano tan querido por el poder. Así, Sarkozy felicitaba a los alemanes en una rueda de prensa: "El presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, saludó "el sobresaliente comienzo" de Alemania en el Mundial de fútbol de Sudáfrica-2010, este lunes en Berlín, al día siguiente de la goleada por 4-0 de la 'Mannschaft' sobre Australia.

"Mis primeras palabras son, ante todo, para felicitar a mis amigos alemanes por el sobresaliente comienzo del equipo de fútbol nacional en la Copa del Mundo", dijo Sarkozy en una conferencia de prensa compartida con la canciller germana, Angela Merkel, quien se revelara como una gran aficionada al balompié.

"Estamos muy contentos por ustedes, es algo incluso espectacular", insistió Sarkozy sobre el desempeño de los pupilos de Joachim Low."

Por su parte, la canciller alemana Merkel y el primer ministro británico Cameron escenificaban para los medios de comunicación una supuesta pasión por el fútbol. Según los medios e incluso portavoces gubernamentales oficiales, "la economía es importante pero el fútbol es lo primero", "los dos líderes estaban pegados a la pantalla", "Merkel, una canciller no conocida por su emotividad, no pudo evitar que la alegría le traicionara y alzar los brazos cuando Alemania metió el tercer gol". Hasta el propio Obama, el político-timo mediático más importante de la actualidad, se dedica a intercambiar cervezas y camisetas en honor de las selecciones de fútbol con otros presidentes y hacer declaraciones relativas al Mundial de este juego de pelota.

Noticias "del corazón" sobre Sarkozy y Carla Bruni, comentarios futboleros, anécdotas estúpidas, esa es la información política, económica y social relevante para los medios de desinformación. Además de esta "información política", luego aparece la información deportiva. ¿O era lo mismo?

Mientras tanto, las verdaderas noticias relevantes son censuradas, porque lo importante, por supuesto, es quién gana el Mundial. Esto, esto o esto no tiene importancia, ¿alguien lo ha visto en las cabeceras de periódicos e informativos?

martes, 22 de junio de 2010

jueves, 17 de junio de 2010

El deporte se promociona para desviar la atención, según los lectores del blog

Debido a un fallo técnico ha dejado de funcionar la encuesta que planteamos hace unos meses, por lo que pasamos a darla por concluida. Se basaba en este artículo y planteaba seis respuestas posibles a la pregunta ¿Por qué el poder promociona el deporte?:

- Es un negocio muy rentable.

- Permite desviar la atención de los problemas reales hacia acontecimientos sin importancia.

- El deporte es muy importante, la sociedad demanda que el fútbol esté en todas partes.

- Contribuye al auto-bombo de políticos, magnates y otros interesados en el negocio.

- Es una vía de escape de los instintos que permite agruparse en tribus irracionales.

- Fomenta un modelo de persona a imitar (estrella del deporte) generalmente inculto, banal y consumista, beneficioso para la oligarquía.

El resultado ha sido que más del 50% de los votantes (veintipocos en varios meses, se nota lo minoritario del blog) opina que la promoción del deporte profesional mediante publicidad gratuita, subvenciones, exenciones de impuestos y otras prebendas variadas se debe a la necesidad de los poderosos de desviar la atención de los problemas y sucesos importantes, sobredimensionando lo que no es más que un espectáculo sin importancia real. Personalmente estoy de acuerdo, aunque haya otros factores seguramente este sea el principal. Precisamente estos días, la importancia machacona dada al Mundial de balompié en mitad de una crisis mundial (valga la redundancia) económica, ecológica y social sin precedentes parece buena muestra de ello. Por no hablar de sospechosas coincidencias de fechas o primas exageradas.

lunes, 14 de junio de 2010

La otra cara del Mundial de fútbol

Miles de refugiados, vendedores ambulantes, indigentes y personas en precario están siendo puestos "fuera de juego" en Sudáfrica, con motivo del Mundial de fútbol. Este negocio omnipresente en los medios de incomunicación ha provocado que las autoridades sudafricanas hagan una "limpieza", poniendo fuera de la vista a personas que puedan estropear la imagen de este escaparate de estrellitas multi-millonarias, fanatismo por los colores de los diferentes equipos, turismo etílico-deportivo venido desde el norte y demás efectos considerados "deseables" de este macro-evento, sólo comparable a los Juegos Olímpicos en cuanto a derroche millonario y bombo mediático en el mundo de la industria deportiva.

Como cuenta Joan Canela, por todo el país hay miles de personas, sobre todo las más pobres, que han sido desplazadas por la construcción de infraestructuras directa o indirectamente relacionadas con el evento, que han visto cómo su forma de vida pasaba a ser criminalizada o que, como en el caso de los refugiados de la Catedral Metodista, sencillamente "molestaban". "Hace más de seis años que mantenemos nuestro programa de asistencia a refugiados e indigentes sudafricanos y no sólo nunca hemos tenido ningún problema, sino que hemos recibido numerosas muestras de apoyo por parte del Gobierno", explica el obispo Verryn, pero a medida que se acercaba el Mundial las cosas empezaron a cambiar. "Su argumento es que quieren reducir la inseguridad, ¿pero con esto están diciendo que los pobres son todos criminales? -se pregunta- En realidad lo que pretenden es esconder la pobreza como si fuera polvo que se barre bajo la alfombra. No quieren que el mundo conozca la verdadera Sudáfrica". "El Mundial se ha convertido en una excusa formidable para imponer planes de desarrollo de consecuencias desastrosas para los más vulnerables -cuenta Pat Horn, coordinadora de StreetNet, una red internacional de vendedores callejeros- y privatizar los centros de las grandes ciudades en beneficio de una economía globalizada que excluye a una mayoría de las personas humildes".

Hasta un periodista deportivo estadounidense, Dave Zirin, ha denunciado esta situación: "El Mundial se ha convertido en una excusa formidable para imponer planes de desarrollo de consecuencias desastrosas para los más vulnerables -cuenta Pat Horn, coordinadora de StreetNet, una red internacional de vendedores callejeros- y privatizar los centros de las grandes ciudades en beneficio de una economía globalizada que excluye a una mayoría de las personas humildes".

"El problema es que se ha hipotecado gran parte del presupuesto público en unas infraestructuras que refuerzan el modelo de desarrollo neoliberal en vez de centrarse en una apuesta social y sostenible -cuenta el profesor de economía de la Universidad de Kwa Zulu Natal, Patrick Bond- cuando no se han dedicado directamente a instalaciones totalmente inútiles como son los estadios, que en conjunto han costado 3.000 millones de rands [300 millones de euros]. Y éste es un dinero que ha salido de las partidas para agua potable, vivienda social, sanidad o educación".

viernes, 11 de junio de 2010

La aficionada al tenis y esposa de deportista Sofía, a su regreso del Club Bilderberg

La reina Sofía de Grecia, que no tiene una gota de sangre griega y menos española, acudió rauda y veloz a felicitar al tenista Nadal por su victoria en Roland Garros. Parece ser que venía de acudir al Club Bilderberg, una reunión anual de la oligarquía mundial que este año se celebró en Sitges, Barcelona. Suponemos que la esposa del famoso regatista y adalid del deporte olímpico Juan Carlos acude a este tipo de reuniones como relaciones públicas, siendo otros personajes habituales de estos conciliábulos como Kissinger, Brzezinski o David Rockefeller los encargados de tareas de más enjundia como planificar guerras y bombardeos, lanzar mentiras mediáticas, hundir la economía o apropiarse de los recursos naturales del mundo. Al respecto de su visita bilderbergiana doña Sofía fue interrogada por una periodista:


Más abajo, un reportaje biográfico sobre esta aficionada al tenis:


Manifestaciones contra este selecto club:


viernes, 4 de junio de 2010

El fútbol, cortina de humo para el expolio

Zapatero aprobará el decreto de la reforma laboral que recorta derechos a los trabajadores el 16 de Junio, "haya o no acuerdo", precisamente el día del debut de la selección española en el Mundial de Sudáfrica. Por otro lado, los jugadores españoles cobrarán una prima de 600.000 euros en caso de ganar el Mundial, la más alta del mundo. Es evidente que se están tomando medidas de promoción del fútbol para distraer a la sociedad del ataque que está recibiendo de los poderes fácticos, como era de esperar, aunque el grado de desfachatez está superando las expectativas. Además de estos dos ejemplos descarados, contábamos hace poco el supuesto intento de soborno a árbitros que saltaba a los medios ingleses. Está claro que una victoria española en este preciso momento vendría muy bien a los expoliadores.



Arriba se puede observar a uno de los grandes financieros causantes de la crisis, llevándose la riqueza del país impunemente a un paraíso fiscal mientras se ríe de los borregos a los que distrae con el "importantísimo" Mundial de fútbol.

miércoles, 2 de junio de 2010

Calculan que la industria del fútbol equivale a la 17ª economía mundial

Según un estudio de la consultora Deloitte & Touche, el fútbol constituye la economía monetaria número 17 del mundo, moviendo 500.000 millones de dólares anuales. Es decir, que la mayoría de los países del mundo tienen un PIB menor que el conjunto del negocio del fútbol. El impacto económico del mundial que tenemos en puertas se ha calculado por otra consultora en unos 7.325 millones de dólares.


Estas enormes cifras son mucho menores que las que mueven los mayores negocios del mundo, como la industria armamentística, la de drogas legales e ilegales, la religiosa o la petrolera, por no hablar de la especulación y el timo bancario; pero no dejan de ser ilustrativas de la magnitud que ha alcanzado este deportivo negocio apoyado por el poder. En una sociedad más civilizada, ¿qué grado de importancia, tanto económica como mediática y cultural, tendría un cansino espectáculo en que 22 tipos en calzones le dan patadas a un balón? Suponemos que muy poca...