miércoles, 9 de mayo de 2012

Terrorismo olímpico y paranoia

Proliferan por internet las hipótesis conspirativas relacionadas con los Juegos Olímpicos de pronta celebración en Londres. Un año emblemático, el 2012; un lugar que es una de las grandes capitales mundiales del poder global desde hace siglos; logos y mascotas que parecen esconder significados esotéricos, como contamos aquí; todo unido al poder simbólico y enorme expectación mundial de masas que los grandes espectáculos deportivos producen. Encima, aparecen ciertas noticias surrealistas como la que podéis ver abajo: se instalan nada menos que misiles tierra-aire en tejados londinenses para defenderse de “terroristas”, se fomenta la paranoia, se extrema el control. Según algunos, estos Juegos Olímpicos van a ser utilizados como pistoletazo de salida para el llamado “Nuevo Orden Mundial”, quizá mediante un nuevo atentado de bandera falsa que permita iniciar una agresión contra Irán, que llevaría al definitivo colapso económico mundial, la Tercera Guerra Mundial (suponiendo que esta no hubiera empezado ya, con el 11-S y la destrucción de Afganistán, Irak, Libia, etc.), la despoblación y la dictadura global que “solucionaría” los problemas que han causado los propios dirigentes mundiales. En este vídeo parecen seguros de ello: El colmo de la paranoia hace referencia a las misteriosas cartas del juego “Illuminati New World Order” de Steve Jackson. Este juego de naipes aparece en 1995 y dicen que su autor fue acosado por los servicios secretos, debido a que las cartas anticipan sucesos como los ataques al Pentágono y el WTC del 11-S, las pandemias mediáticas, desastres naturales presuntamente provocados y otros muchos eventos de la supuesta agenda que estarían siguiendo estos poderes, aparentemente conocida por Jackson. En una de las cartas algunos dicen reconocer el Big Ben de Londres siendo destruido ante el pánico de personas vestidas con los colores del aro olímpico, rojo, azul, verde, amarillo y negro, pronosticando sucesos catastróficos para Londres 2012.
La verdad es que esta carta es mucho menos clara que las referentes al 11-S, como estas:
Obviamente aquí no tenemos ni idea de la agenda de los supuestos illuminati ni de si los Juegos Olímpicos van a ser utilizados como escaparate para un evento catastrófico, pero aquí dejamos estos datos para que sean tomados como divertimento o como advertencia, a gusto del consumidor, en nuestra entrada más ¿paranoica? en estos años.

1 comentario:

+INFO+ dijo...

En mi opinión las teorías conspirativas de ese colectivo paranoico son más que cuestionables. No porque no exista una élite, o varias, con cierto nivel organizativo, sino porque esa gente adorna con pinceladas de película de terror lo que ha existido siempre. La excesiva dramatización de esta fantasiosa gente aburre. En cuanto a los Juegos Olímpicos, en efecto, son la gran orgía exhibicionista del poder corporativo donde acaban de idiotizar al personal y se inflan los bolsillos con publicidad y obras faraónicas.