martes, 24 de abril de 2012

Los campeones del fútbol


Las críticas al trato de favor estatal al negocio deportivo y la magnitud de la burbuja del fútbol empiezan a aparecer hasta en la prensa del régimen, aunque por supuesto tímidamente, sin salirse de lo políticamente correcto y del estrecho margen auto-impuesto en cualquier tema. El País seguramente sea el medio de propaganda escrita más emblemático de las últimas décadas en este país, y tímidamente recoge algo de lo que venimos denunciando aquí desde hace años en el artículo ¡Campeones!, también en deudas con Hacienda:

“Solo a la Hacienda pública le deben 752 millones de euros, una cifra que ha ido creciendo año a año, y que no impide que los equipos realicen traspasos millonarios o paguen fichas estratosféricas a sus jugadores.
Y no solo le deben al fisco. La deuda acumulada de los equipos de Primera División al conjunto de acreedores supera los 3.500 millones de euros.”

“Mientras que los contribuyentes ordinarios ante cualquier incumplimiento tributario son sometidos a un procedimiento fulminante y eficaz —con pago de intereses, sanción y embargo de urgencia en el peor de los casos—, los clubes pueden convivir con esa morosidad gracias a continuos aplazamientos de la deuda y planes especiales de saneamiento.”

“Hay una condescendencia hacia los clubes. Para obtener un aplazamiento a cualquier empresa se le pide que sus activos sean reales y que tengan una viabilidad futura. Los clubes presentan garantías como ingresos a costa de campeonatos que aún no se han celebrado”, dice el secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo.

“Apuntando a esa teoría del favoritismo figura el hecho de que hasta al propio Ministerio de Hacienda, que ha hecho de la persecución del fraude de algunos famosos casos ejemplarizantes, esconde casi de manera vergonzante la deuda y los pleitos del fútbol. Tuvo que ser una pregunta parlamentaria de Izquierda Unida el pasado mes de marzo en el Congreso la que destapara que la deuda total ascendía a 752 millones de los que 490 correspondían a Primera División, 184,1 a Segunda y 78,1 al resto de categorías. Era la primera vez desde abril de 2008 que se hacía pública esa cifra (607 millones, también gracias a una pregunta parlamentaria), que desde entonces ha crecido un 25%. “Tan culpables son los clubes como Hacienda para haber llegado a esta situación”, se lamenta un directivo de un equipo.”

“La situación española no tiene parangón con la del resto de Europa. Y de hecho, ya se han alzado voces como la del presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, que criticó duramente la impunidad del fútbol español: “Para mí es el colmo, es impensable. Pagamos cientos de millones de euros a España para que salgan de la mierda y luego los clubes se eximen de pagar la deuda. Esto no puede ser así”, dijo poco después de conocerse la deuda con Hacienda.”

El artículo no entra en muchos otros chanchullos de los clubes de fútbol como los ingresos televisivos y otras subvenciones encubiertas, la publicidad gratuita continua en los medios de comunicación, las recalificiones o el uso de bienes públicos, ni se permite insinuar la utilización como adormidera social de este espectáculo, pero algo es algo. En cierto modo es como las críticas de estos medios a bancos y políticos, inevitables dada la coyuntura actual, pero que jamás irán a la raíz del tema: los propietarios de todos los grandes medios de comunicación son los que también poseen el gran capital, la banca y las grandes empresas principales, así como los políticos, también propiedad suya. Lo de ir más al fondo sólo lo puede hacer un medio independiente y con expertos y no repetidores de propaganda, cosa rara pero que existe. Por lo menos por ahora, ya veremos a donde llega la tiranización.

1 comentario:

+INFO+ dijo...

hombre, a ver: en cualquier TV del Régimen, o sea, todas, no tardas ni tres minutos en oir hablar de ese tema tan importante que es el fumbol. Yo recuerdo que cuando comenzaba a ser adolescente me di cuenta de que el mundo era distinto a los tebeos de Mortadelo y Filemón. Por un momento deseé que la vida fuera igual a la de los agentes de la TIA.

Pues eso del "deporte" es igual. Pueden bombardear países, arruinarnos con la prima de riesgo, recortarnos hasta las tiritas y el papel higiénico.., pero luego vienen los "deportes" y pasamos a vivir en una realidad virtual donde "nuestros" "deportistas", sin dejar de exisitir las enemistades, los conflictos y la derrota, nos muestran un formato de la realidad sin tanto dramatismo, como en los tebeos de Mortadelo y Filemón.

Es por eso que La Razón decía ayer: "MAS MADRIDISTAS QUE SINDICALISTAS!!!"

Anda que no les va bien con esa comedia "deportiva". En realidad es algo tan viejo como el mundo. En la antigua Roma, Julio César se ganó el Consulado (importante puesto político) tras gastarse un pastón organizando 15 días seguidos de combates de fieras, gladiadores y carreras de cuádrigas. Acabó bastante endeudado con Craso, que aparte de su compañero de triumvirato, era también su banquero. De ahi que una deuda de nada de 740 millones sea más que rentable para el Régimen.

Por favor: sigue dándole caña a la cosa "deportiva" esa. No pares.